Maria-Antònia Oliver

Maria-Antònia Oliver

Cuando a los veintitrés años publica Cròniques d’un mig estiu (1970), un maduro Llorenç Villalonga afirma que aquella jovencísima escritora llegaría muy lejos. Una veintena de títulos más tarde, entre los que destacan obras como Estudi en lila (1985), El sol que fa l’ànec (1994), Amor de cans (1995) o Tallats de lluna (2000) y una larga lista de premios como Prudenci Bertrana (1991), Ciutat de Palma (1994), la Cruz de Sant Jordi (2007) o el Premi d' Honor de les Lletres Catalanes (2016), dan la razón al maestro.