Lo Que Mas Me Gustan Son Los Monstruos

Si hay un momento en el que Karen corta el lazo con la realidad (más allá de su apariencia física) es, sin lugar a duda, este. Destacar la excelente edición española por parte de Reservoir Books, que respeta el diseño authentic del libro y conserva toda su fuerza visual. Y el excelente trabajo de maquetación y rotulación deToni Mascaró y Sergi Puyol, así como la impecable traducción deMontse Meneses Vilar. Y un relatosobre los auténticos monstruos, esos seres humanos que se creen mejores que los demás y cuya única forma de demostrarlo es aprovecharse de ellos; humillándolos, torturándolos o, simplemente, mirándolos por encima del hombro.

Un argumento peculiar para una obra con una trayectoria igualmente peculiar. A lo largo de la obra vemos portadas de publicaciones inventadas por la propia Ferris. Por una parte, sirven como homenaje a las collection de terror publicadas entre los años forty y 50 por la editorial Entertaining Comics y, por la otra, funcionan a modo de metáfora de lo que nos vamos a encontrar en las páginas siguientes. Puede que en una primera lectura se nos pasen otro tipo de detalles que Ferris fue dejando, como si de miguitas de pan se tratase, a lo largo de la novela gráfica.

«lo Que Más Me Gusta Son Los Monstruos»: Gráfica De Novela Dibujada A Bolígrafo

El reflejo en la pupila de Anka en la portada, diversos rostros ocultos o manchurrones de tinta, claro indicativo de que alguien más ha leído el diario… las relecturas se antojan necesarias para comprender la grandeza de Lo que más me gusta son los monstruos. En conclusión, Lo que más me gusta son los monstruos es una obra nada convencional que nos presenta a una protagonista a las puertas de la adolescencia. La antigua diseñadora de juguetes se toma su tiempo para contar una historia con un contexto riquísimo.

lo que mas me gustan son los monstruos

Finalmente, la carga fue recuperada y Lo que más me gusta son los monstruos salió a la calle. El cómic en sí es un personalísimo cóctel de referentes que van de Goya a Robert Crumb, pasando por los tebeos de terror de la editoria EC Comics. La ingenua investigación de una muerte misteriosa es tan solo la premisa argumental de un libro en el que hay lugar para hablar del Holocausto, de racismo y bullying, de la transformación de una ciudad como Chicago a finales de los sesenta o del paso de la infancia a la adolescencia. Lo que más me gusta son los monstruos ha llegado a librerías de toda España precedida de una appreciable expectación y con la etiqueta de fenómeno editorial de la temporada.

Una Serie De Catastróficas Desgracias

Los dibujantes que influyeron en ella fueron Robert Crumb, Alison Bechdel y Art Spiegelman. También ha citado carteles de películas de terror e historias de EC Comics como influencias para las portadas simuladas. Para imitar lo que haría una niña, y también porque esos lápices de colores formaron parte de la terapia que ayudó a Emil Ferrisa recuperar la movilidad de su mano derecha(os lo contamos en el último apartado de este artículo). Para empezar, ya que es la historia de una niña,está contada como si fuera su diario.Las páginas imitan a las de un diario, con hojas con rayas, sobre las que Karen dibuja día a dia sus impresiones, ilustrándolas con sus dibujos de monstruos.

Sin embargo, por una serie de catastróficas desdichas, Lo que más me gusta son los monstruos no había tenido su espacio en esta Santa Casa. Debíamos enmendar ese error y de ahí, amigo lector, que estés leyendo estas líneas. El primer volumen fue publicado por Fantagraphics Books el 14 de febrero de 2017.

Con unos cuantos bolis Bic y grandes dosis de imaginación, Emil Ferris construye una obra para el recuerdo. En el pasado mes de octubre, con motivo de la iniciativa #LeoAutorasOct, en Zona Negativa quisimos repasar las carreras de algunas de las autoras más relevantes en el mundo de las viñetas. A pesar de contar con solo una obra publicada, Emil Ferris debía estar, sí o sí, entre las elegidas.

Por el trayecto, Karen nos va abriendo su corazón, un corazón en el que conviven la alegría, la tristeza, la literatura, el cine de terror, las decepciones y los miedos, todo ello abrazado a su imaginación y su mundo inside. Aunque sepan que “Lo que más me gusta son los monstruos” es mucho más que su protagonista. De hecho, cada uno de los personajes que poblan la obra están perfectamente dibujados conceptualmente hablando. Echen sino un vistazo a Deeze, el hermano gualtrapas de Karen, o a Sam Silverberg para confirmar mis palabras. La protagonista de la historia es Karen Reyes, una niña de diez años que vive en el Chicago de finales de los sesenta.

La obra recibió en 2017 el Ignatz Award de “Novela Gráfica Destacada” y tres Premios Eisneren 2018, y fue nominada para un Premio Hugo. Lo que más me gusta son los monstruos ha recibido elogios de la crítica y es considerada por muchos críticos como una de las mejores novelas gráficas de 2017. Porque, al fin y al cabo, Emil Ferris habla de Karen, esa Karen que se pinta con colmillos y sueña en transformarse en una mujer lobo que pasa las noches eternas junto a su amiga Missy, convertida a su vez en una Carmilla moderna y desdentada. Karen confía ciegamente en su hermano Deeze, un playboy del underground, un latin lover que se ha acostado con la mitad de las mujeres del barrio y que ejerce de protector absoluto de esa monstruo adolescente que dibuja su infancia a boli en viejos cuadernos de anillas. Aún si pasamos por alto la trágica enfermedad que sirvió como punto de partida para la creación de la obra, llama la atención como el camino que ha recorrido Lo que más me gusta son los monstruos antes de llegar finalmente a las librerías ha sido un auténtico campo de minas. Al acabar uno echa en falta a sus protagonistas, consciente eso sí, de que este año habrá segunda parte y de que en un par de años posiblemente vea ya la luz la película sobre el cómic dirigida por el mismísimo Sam Mendes (“American Beauty”, “Camino a la perdición”, “Spectre”…).

Recibe Un E Mail Al Día Con Los Artículos De Magnet:

Puedes restablecer la contraseña de usuario de Mondosonoro usando la dirección de correo electrónico asociado a tu cuenta.

Ferris construye un drama disfrazado de género detectivesco que se caracteriza por su profundidad y capacidad para conmover. La artista norteamericana traspasa su obsesión por los monstruos de la Hammer y los estudios Universal a Karen, quien los utiliza a modo de paraguas para soportar la crudeza de su día a día. Refrescante y tremendamente unique, Lo que más me gusta son los monstruos pone en relieve diferentes tipos de abusos, así como la situación de las minorías. Un relato sincero que se ha convertido en un clásico contemporáneo y cuyo único hándicap es que desconocemos su resolución. Hasta entonces, esta joya del noveno arte oposita para entrar en un Olimpo ávido de autoras. Karen es un alter ego de la autora y una persona excepcionalmente madura para su edad.